El servicio técnico de electrodomésticos, negocio seguro para 2016

martes, 22 diciembre , 2015 - Creado por: GotelGest.Net

Hasta hace bien poco, los españoles no llamábamos al servicio técnico para la reparación de nuestros electrodomésticos a no ser que fuera algo totalmente imprescindible, ya fuera por los altos costes que suponía siempre una reparación o por la menor dependencia que se tenían de los mismos. Esta tendencia parece estar cambiando en la última década, y sobretodo tras la crisis, puesto que en 2015 los servicios técnicos vivieron un aumento del 40% en sus pedidos.

Además, hasta la crisis, se optaba mucho más por invertir en un modelo nuevo, que obviamente mejoraba en prestaciones al anterior y que suponía una inversión ligeramente mayor que el coste de una reparación o de las piezas necesarias para la misma. Pero está claro que la tendencia al ahorro por parte de los usuarios, ha llevado a este punto, en el que se prefiere alargar la vida de la máquina en cuestión mediante el recambio de sus componentes, o la reparación en el propio domicilio.

El sector del servicio técnico se posiciona como inversión segura para los próximos años

Esta tendencia por parte de los clientes, viene acompañada por la bajada de precios tanto de la mano de obra de los técnicos como de las piezas, que se han ajustado mucho más tratando de entrar en un mercado cada vez más competitivo. Es aquí donde entra en juego otro factor muy importante para el éxito de este tipo de negocios, la calidad del servicio al cliente ofrecido. El tiempo de respuesta, la profesionalidad demostrada por los técnicos, velocidad de reparación o adquisición de nuevas piezas y el precio, son los aspectos que más peso tienen en la valoración final por parte del cliente.

Como contrapunto, el sector de los electrodomésticos ha visto como sus cifras aumentaban entre un 3% y un 4% en 2015, cifras aún por debajo de las anteriores al comienzo de la crisis en 2007, y en las que tienen mucho que ver la venta on-line de artículos de este tipo, y la aparición de cadenas de productos de segunda mano ocupando un porcentaje importante de las cifras finales de ventas, aunque nuestro país se encuentre todavía por debajo de sus vecinos europeos, como Francia o Alemania.