REGRESO AL TRABAJO TRAS COVID-19

viernes, 19 junio , 2020 - Creado por: GotelGest.Net

Tras la progresiva desescalada que está teniendo lugar en España, la mayor parte del territorio pasará, en breve, a la Fase 3. Es por ello que en el post de esta semana queremos realizar un recordatorio de las medidas que el Gobierno y la Unión Europea plantearon en abril de 2020, en relación a la adaptación de los puestos de trabajo tras la pandemia.

Para ello, vamos a analizar los puntos clave que debemos revisar para poder volver al trabajo con las mayores garantías.

  • PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

Las empresas están obligadas a realizar una profunda revisión de su evaluación de riesgos en los centros de trabajo, incluyendo los derivados de posibles contagios por el virus COVID -19. Si disponemos de especialistas en prevención de riesgos, es necesario consultarles y obtener la información más actualizada posible sobre la evolución de contagios en nuestra zona.

Una vez identificados los riesgos podremos elaborar un plan de acción para controlarlos.

covid1


Buenas Prácticas en los Centros de trabajo

  • EXPOSICIÓN MÍNIMA AL COVID-19 EN EL LUGAR DE TRABAJO

Si nuestro negocio ha sido afectado y ha sido necesario, en mayor o menor medida, proceder al cierre de las instalaciones, tendremos que trazar un plan para realizar una vuelta al lugar de trabajo con garantías.

Como parte del plan de acción para evitar riesgos, debemos minimizar la exposición a fuentes de contagio. Para ello, utilizaremos tanto medidas colectivas de distanciamiento social como utilización de equipos de protección individual EPI´s. A continuación, detallaremos algunas de estas medidas:

  • Realizar sólo el trabajo presencial que sea necesario en cada momento. Si el trabajo puede postponerse, es recomendable hacerlo en otro momento en el que el riesgo sea menor. Usar en lo posible instrumentos de comunicación electrónica (teléfono, videoconferencia…) minimiza el contacto físico y por lo tanto el riesgo.
  • En la medida de lo posible, habilite espacios en los que el trabajador pueda desarrollar su trabajo solo, si nuestra actividad lo permite, seguir utilizando el teletrabajo, sobre todo aquellos trabajadores más vulnerables, personas mayores, con patologías previas y trabajadoras embarazadas.

  • Potenciar técnicas de venta online, siempre que sea posible, eliminar la interacción física con nuestros clientes.
  • En las operaciones de reparto y recogida de mercancía, debemos facilitar a nuestros transportistas recomendaciones sobre higiene del vehículo, así como suministrarle productos de limpieza, gel, toallitas etc. Para el uso de vestuarios y aseos se recomienda el acceso de no más de un usuario a la vez.

  • Si no es posible mantener un distanciamiento de dos metros entre trabajadores, es recomendable el uso de barreras como mamparas de plástico que delimiten cada zona de trabajo u otras improvisadas que realicen la misma función.
  • En caso de contacto físico inevitable entre trabajadores, éste debe limitarse a menos de 15 minutos. Se recomienda reorganizar los turnos para reducir el número de personas coincidentes en lugares de descanso, restauración…
  • Facilitar agua, jabón o desinfectante de manos adecuado en lugares prácticos con recomendación de uso frecuente. Potenciar la limpieza de mostradores, tornos, pomos de puertas y herramientas que se usen frecuentemente.
  • Formar correctamente a los trabajadores en el uso de EPIs, como mascarillas, guantes, pantallas.

 

  • Facilitar el uso del transporte individual a los trabajadores en lugar del colectivo, más espacio de aparcamiento, lugares seguros para bicicletas.
  • Aplicar políticas de baja flexible para limitar la presencia en el lugar de trabajo.
  • Controlar el nivel de estrés de trabajadores producido por la vuelta al trabajo, estarán más preocupados y su estado de salud estará más supervisado. Facilitémosles información continua y actualizada sobre como cuidar su salud mental ante la amenaza del COVID-19.

UNA NUEVA REALIDAD LABORAL

  • POSIBILIDAD DE MAYOR ABSENTISMO

Se puede dar por diferentes razones, posibilidad de que nuestros trabajadores hayan sido infectados por el virus, lo que implicará, en el mejor de los casos un período de cuarentena y en el peor una larga hospitalización. Debemos ser previsores con esta posibilidad.

Por otro lado, las dificultades de conciliación laboral-familiar pueden producir bajas por estos motivos con mayor probabilidad que antes.

Adelantándonos a esta situación debemos adaptar nuestro trabajo:

  • Evitando sobrecarga de trabajo.
  • Flexibilizar el trabajo, formación para que nuestros empleados puedan desempeñar otras tareas.
  • Cambiar métodos de trabajo para no depender, en lo posible, de trabajadores clave.

 

  • ORGANIZAR Y GESTIONAR EL TRABAJO DESDE CASA

Hemos visto que la mejor “medicina” contra el virus es el “distanciamiento” social, una medida que ha sido muy utilizada es el “teletrabajo”. Siempre que la naturaleza del trabajo lo permita,  la mayoría de los Estados Miembros recomiendan trabajar desde casa, pero es posible que este trabajo sea deficiente tanto por las condiciones de cada entorno domiciliario como por los recursos de cada trabajador y su capacidad para adaptarse a esta nueva forma de trabajar.

Algunas sugerencias sobre como preparar para el largo plazo estos puestos de trabajo en casa son:

  • Permitir a los trabajadores llevarse equipos y herramientas a casa con las que trabajen normalmente (Ordenadores, monitores, teclados, sillas…) que permitan la mayor comodidad posible del trabajador.
  • Facilitar a los teletrabajadores directrices sobre como instalar una estación de trabajo en casa, medidas ergonómicas, postura, movimiento frecuente…
  • Animar a realizar descansos regulares, cambiar de posición, levantarse….
  • Asegurar una buena comunicación en todos los niveles, reuniones, interacción con compañeros.
  • Existe un riesgo alto de que el trabajador se sienta aislado y bajo presión, al no contar con el apoyo habitual puede dar lugar a problemas de salud mental.
  • Dado que existen problemas de índole familiar que afectan al trabajo en casa, se recomienda ser flexible con los teletrabajadores, horarios y turnos de trabajo, en la medida de lo posible.

Aunque ha comenzado una desescalada que nos llevará, poco a poco, a una “nueva” normalidad, nada será igual y estas recomendaciones deberán ser tenidas en cuenta más allá de la desaparición del Estado de Alarma.